lunes, 29 de abril de 2013

"Que el cielo sienta vértigo cuando le miren tus ojos".




"Va, deja de morder el boli y muérdeme a mí estas ganas de cogerte de la mano y escaparnos de aquí que me entran cada vez que te veo soplar el café de máquina. Tengo un plan perfecto preparado para ti, que consiste en coger un avión un día cualquiera a las siete y dos minutos de la mañana dirección a la ciudad más bonita del mundo. Sería un plan corto, de esos que cuando terminan te dejan con ganas de más, que básicamente consistiría en invitarte a tomar un café en el balcón de un hotel con vistas a la Torre Eiffel, contarté allí mis planes de futuro, que me encantaría poder escribir algún día un libro con una protagonista que enamore tocándose el pelo tan bien como lo haces tú, o escribir un libro contigo que hable de nosotros sin ser nosotros; y volver a coger el avión para llegar de nuevo a esta biblioteca al día siguiente, volver a mirarte como se mira lo increíble desde la fila de detrás, que sé que  dentro de poco tienes examen sobre los poemas y la vida de Baudelaire.

No me dirás que hay sitio más romántico para enamorarse que esta biblioteca, llena de muebles de madera que huelen a antiguo, de poemas... aunque no sé que hacen todos esos poetas hablando de poesía si nunca te han oído susurrar tus apuntes.Y es que nunca he visto unos iris tan llenos de ilusión, una mirada que me advierte de que si empiezo a quererte esto puede ser una muerte perfecta, la sentencia definitiva que tanto andaba buscando. Ese plan del que te hablaba incluye que si quieres te puedo invitar a ser feliz, pago yo, por supuesto, que me han contado que eres la chica de la sonrisa bonita y el pecho roto, y yo tengo aquí unos cuantos versos dedicados para ti que podrían coserte. También puedo invitarte a que te quedases en mi cuerpo, que hay cicatrices de sobra como para que les pongas nombre y visitarlas cada día para evitar la hemorragia en cualquier momento. Y no sé cuánto tiempo le quedará a París; pero se merece vernos saltar juntos sobre sus charcos y que su cielo sienta vértigo cuando le miren tus ojos".


3 comentarios:

  1. Y pensar que un día intenté convencerte de que el amor no muere. Y pensar que tú afirmabas que no es eterno, ¿y escribes esto?
    Que ella ya es eterna, porque tú la has (d)escrito.

    ResponderEliminar
  2. Precioso. Por esos planes que salen de la nada, pero que llevas tiempo esperándolos. Por enamorarse en la biblioteca, que tienes toda la razón, es un sitio perfecto para enamorarse. Por los versos que coserán las heridas.
    Me ha encantado!
    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Te invito a un café. Igual no te puedo ofrecer vistas a la Torre Eiffel, pero sí paisajes que invitan a escribir con los ojos. Te invito a ver las estrellas, tú pones 'Las flores del mal'.
    Sería un plan corto, de esos que te dejan con ganas de más, pero habría tiempo suficiente para ponerle a tus cicatrices (mi) nombre.

    M.

    ResponderEliminar