martes, 30 de octubre de 2012

Obra con guión improvisado.

A veces es mejor hacerse el ciego para caminar por este mundo lleno de agujas preparadas para clavarse en tus pies a cada paso. Suelen decir que ojos que no ven corazón que no siente, pero hay corazones que sienten incluso cuando saben que lo que ansían es imposible. Ahora sólo quiero ser espectador de una obra con guión improvisado, pero de la que todos sabemos cual será su final. Me dejaré cautivar por la mejor directora, por quien me prometa una obra espectacular en la que viviré siempre feliz sin necesidad de depender de alguien o quizá sí, y estar enamorado siempre y pasar toda la vida con esa persona, amanecer a su lado y que me regalase besos en los hombros y me abrazase por detrás mientras nos enredamos y enamoramos del olor a café, y de nosotros, pero esa obra ya sería demasiado buena como para ser real.

No hay comentarios:

Publicar un comentario